Sábado, 02 Julio 2022

La Opinión: Corredor Bioceánico Ferroviario

Mientras ese Corredor Vial avanza a paso firme, según lo planeado, no ha ocurrido lo mismo con el proyecto privado de corredor ferroviario, suponemos por efectos de la pandemia o alguna otra causa señaló el Investigador del Instituto de Economía Aplicada Regional - Universidad Católica del Norte, Herman Cortés C.

En un análisis para Jujuy Económico, el reconocido impulsor del Corredor Bioceánico desde el norte chileno se refiere a los proyectos ferroviario privados, impulsado en otros paises:

Hace 3 años –el 31 de mayo de 2019- “El Mercurio de Antofagasta” nos publicaba una columna con este mismo título, que actualizaba otra que nos publicó el 12 de noviembre de 2017 ( “Dos Corredores Bioceánicos Ferro-Viales”). Ambos artículos se referían a un proyecto ferroviario privado, impulsado desde Paraguay, que correría en forma paralela a la carretera que entonces se empezaba a construir –y que ahora está terminada en más de la mitad- desde Carmelo Peralta, puerto fronterizo del Paraguay ubicado frente a Puerto Mourtinho, en la frontera con Brasil. Esa carretera y el puente que se empezará a construir pronto para cruzar allí el río Paraguay es, prácticamente, lo único que falta terminar del Corredor Bioceánico Vial, impulsado por los Gobiernos de Brasil, Paraguay, Argentina y Chile, para unir a estos cuatro países y utilizar los puertos del norte de Chile para sus intercambios comerciales con el Asia Pacífico.

Mientras ese Corredor Vial avanza a paso firme, según lo planeado, no ha ocurrido lo mismo con el proyecto privado de corredor ferroviario, suponemos por efectos de la pandemia o alguna otra causa. Sin embargo, tal como lo anticipamos en el artículo “En Brasil crece el interés por el Pacífico”, publicado en esta misma columna el 20 de abril de este año, ya se ha hecho público el interés de Brasil por terminar los segmentos que faltan en su territorio y en el paso por Paraguay para completar un Corredor Ferroviario Bioceánico, desde el puerto de Paranaguá en el Atlántico, hasta los puertos del norte de Chile, en el Pacífico. Eso es porque en territorio argentino y chileno las vías férreas ya existen.

Este es uno de los proyectos –además de la conexión aérea y vial- que se postula para el Corredor Bioceánico Multimodal del Trópico de Capricornio, iniciativa oficializada en el Foro Internacional de Logística Multimodal Sustentable (FILMS), realizado en Foz de Iguazú, del 11 al 14 de mayo pasado. En esa Triple Frontera, donde confluyen la citada localidad brasileña con la paraguaya Ciudad del Este y la argentina Puerto Iguazú –todas casi al borde de las famosas Cataratas de Iguazú y muy cercanas a la gran represa de Itaipú- se ha generado un potente movimiento público privado, impulsado principalmente por empresarios de esas tres ciudades y del Estado de Paraná, que desean conectarse con mercados del Pacífico. Uno de los organismos creados por ese estado brasileño, la Fundación Araucaria, propuso generar  la Cátedra Araucaria para estudiar proyectos sustentables, en la que participarán unas 25 Universidades de esos tres países y del norte de Chile, en toda el área del Trópico de Capricornio Sudamericano, ya que esta cátedra abarcará también Universidades de otros territorios de ese trópico, que pasan por Oceanía (Australia) y por seis países de Africa. Sobre este proyecto trataremos en un próximo artículo, ya que en éste queríamos confirmar que –además del Corredor Vial- tenemos también un nuevo proyecto de Corredor Bioceánico Ferroviario hasta nuestros ahora necesarios puertos en el océano Pacífico, porque las demandas y ofertas provienen mayoritariamente del Asia y otros mercados de este océano del presente y del futuro.

Herman Cortés C.

Investigador IDEAR - UCN

Valora este artículo
(0 votos)

Facebook