Lunes, 10 Agosto 2020

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me
NOA

Competitividad azucarera en la agenda del Mercosur

Históricamente, referentes del sector azucarero en Argentina afirmaron que no puede haber integración de esta producción entre los países miembros del Mercosur mientras subsistan las asimetrías y distorsiones entre los programas nacionales. En una nueva etapa y luego de 19 años, el grupo “ad hoc” azucarero integrado por Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil volvieron a exponer sus posiciones.

En la décimo quinta reunión del Mercosur de manera virtual, los referentes de cada país intercambiaron información sobre el sector. Participaron los representantes de las Cancillerías y de los Ministerios de Agricultura, Economía e Industria de Brasil, Paraguay y Uruguay.

Por Argentina estuvieron el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme; la Subsecretaria del Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales, María del Carmen Squeff; funcionarios de Cancillería y de los Ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, Desarrollo Productivo y Economía.

El 29 de junio último, Brasil planteó que la falta de consenso para la adecuación del segmento azucarero a la Unión Aduanera era una de las “grandes lagunas” en el proceso de integración regional. Repasó que en el pasado se responsabilizaba a la asimetría regulatoria entre los socios, pero que hoy “no había argumentos para que ello continúe así dado que los socios del Mercosur tenían políticas semejantes en estos temas”.

Manifestó que el azúcar “era utilizado como insumo por otros sectores, como dulces, química, medicina, y su exclusión restringía el desarrollo de estos últimos”. En definitiva: que no había justificación para que el azúcar tuviese un trato diferenciado dentro de la lógica de la integración regional.

Por otra parte, Brasil recordó que el sector azucarero formaba parte de las ofertas del Mercosur en las negociaciones comerciales con terceros mercados, “resultando en que estos últimos recibían un tratamiento más favorable que el concedido entre los mismos socios del bloque”.

En este contexto, el Secretario Jorge Neme ponderó las regiones productoras de Argentina –donde Jujuy y el NOA son protagonistas- así como los rendimientos, el impacto económico y social de la actividad.

Agregó que, por distintos motivos, entre ellos políticos y la lejanía de la producción de los centros de decisión de poder, “el azúcar no había tenido una política de promoción”.  Por el contrario, sostuvo que “se habían aplicado políticas de desincentivo a la producción y comercialización, como las retenciones y cuotas a la producción de etanol”.

“Sin perjuicio de ello, el sector había venido ganando competitividad, incorporando nuevas variedades, la generación de energía y alcohol, como parte del negocio de los ingenios azucareros”, según expresa el documento del encuentro.

Para Neme, la exclusión del azúcar de la Unión Aduanera se originó y fundamentó en las asimetrías entre los países (y sus políticas públicas) para la promoción de este producto, y si bien “hubo un intercambio de tecnologías a nivel industrial” entre los socios del Mercosur “se estaba lejos de una cooperación profunda e importante, sumada a que no habían cambiado las condiciones y se seguían manteniendo las asimetrías con Brasil”.

El referente propuso trabajos conjuntos en la generación de las condiciones para mejorar la productividad del sector azucarero en la región (reuniones, intercambios científicos, foros empresariales) para desarrollar otros productos vinculados con el azúcar y “hacer más interesante el negocio”, argumentando que de los 60 productos posibles que tiene el azúcar, sólo se estaban explotando 4 o 5.

Crear un “clima necesario” para un marco de comercio regional a futuro sin romper los equilibrios –en especial contemplando la debilidad de Argentina, Paraguay y Uruguay frente a Brasil- fueron las propuestas concluyentes.

 

 

 

Un desafío regional

Paraguay y Uruguay acompañaron el planteo argentino. Entre otros aspectos, Paraguay recordó un convenio de cooperación entre la Estación Experimental Obispo Colombres de Tucumán y el Centro Azucarero del Paraguay, con un proyecto conjunto para trabajar en la producción de etanol y variedades de productos libres de virus, mientras que Uruguay adujo que se debería evaluar el estado de la regulación en los países.

Según un comunicado formal de la reunión, “los cuatro países coincidieron en que el azúcar es un sector sensible y estratégico para la región y acordaron comenzar a trabajar con los sectores públicos y privados a los fines de construir un camino común que conduzca a la mejora de la producción del sector azucarero y mejore su competitividad”.

Dado que la posibilidad de liberar la comercialización del producto siempre fue excluida de la unión aduanera para proteger a la industria argentina, ¿podrá iniciarse con este encuentro el desafío de generar mejores alternativas para la actividad azucarera a escala regional y en especial para la producción sucroalcoholera, espina dorsal de la economía y empleo del NOA?

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 03 Julio 2020 22:45
Concejo2107

Facebook