Jueves, 25 Julio 2024

Industria jujeña se suma a la preocupación por la caída del precio del azúcar

Las proyecciones que más temía el sector asoman: la mayor producción azucarera amenaza con el desplome de precios y desde la industria se aguardan señales sobre los cupos de exportación y nuevas reglas de juego respecto al bioetanol.

En este año, empresas como Ledesma prevén alrededor de un 8% más de caña que en la zafra 2023, por lo que podría llegar a un total de 3.350.000 toneladas de caña molida. Desde el ingenio Río Grande – La Mendieta, también se anticipó que se espera un 13% más de caña que en la última campaña, junto a una molienda de más de 500 mil toneladas de caña. Si bien los resultados serían positivos, el sector aclaró que mientras no se resuelva el destino de los excedentes de estas “buenas campañas”, es incierto el precio interno del azúcar y, con ello, también es incierto el rumbo de la cadena productiva en el norte argentino.

Por ejemplo, en 2023 la bolsa de azúcar de 50 kilos rozó los USD40, y en este año se registró un valor en caída de alrededor de USD22, que podría seguir en descenso.

Al respecto, el administrador de Ledesma, Federico Gatti, confirmó las alertas ante el aumento de stock azucarero en Tucumán y la región, sumado a la caída de ventas tanto de la industria como del fraccionado a raíz de la recesión económica. Así, la baja en los precios se consideró un paliativo, pero no reduce la incertidumbre.  

“Ahora vemos una pequeña recuperación en cuanto a las ventas, pero no así del precio; porque obviamente es como que los precios ya se han estabilizado a un nivel más bajo que el año pasado”, dijo el referente privado, al tiempo que consideró que se trata de una “zafra muy desafiante”.

“Hay que cumplir con los compromisos exportables, con algunos mercados que por ahí no son tan competitivos. Además, los ingenios tenemos que cumplir con nuestro cupo de alcohol pese a que su precio sigue siendo retrasado, para poder trabajar estos sobre-stocks de azúcar”, manifestó Gatti.

Las tensiones en la industria azucarera persisten, frente al porcentaje de alcohol exigido para asegurar el corte de bioetanol, aun cuando los valores y sistema fijados por Nación no son tentadores para el ámbito fabril. Se aguarda el pronto tratamiento de un proyecto de ley en el Congreso Nacional para generar mayor competencia en el mercado de biocombustibles, con un marco normativo que contribuya a superar las consecuencias de los precios deprimidos y dote de estabilidad y rentabilidad a la actividad, al pronunciarse sobre aspectos concretos: porcentajes en el corte de caña de azúcar y maíz, transición y precios.

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Jueves, 04 Julio 2024 17:35

Facebook