Viernes, 24 Mayo 2024

Cruces en el Senado por la reforma laboral

El senador Mariano Recalde y el secretario de Trabajo, Julio Cordero, enfrentaron posiciones sobre la reforma laboral que se discute en el plenario de la Cámara Alta, en el marco del tratamiento de la Ley Bases.

El parlamentario camporista interrogó al secretario Cordero y planteó abiertamente que las normas incluidas en el articulado promovido desde Nación “no busca seguridad jurídica, sino sometimiento”.

“Les aseguro que va a aumentar la litigiosidad, va a aumentar la inseguridad jurídica y generar mucho descontento social. No van a terminar con los derechos de los trabajadores con un DNU; no lo hizo la dictadura tampoco con un decreto ley, y no lo van a hacer ahora tampoco con esta ley”.

Como respuesta, Cordero afirmó que “lo que se busca desde el Estado con la presentación de estas normativas es la generación de empleo y seguridad jurídica”. Agregó que “es cierto que en otras oportunidades se han intentado modificaciones a las normas de trabajo, que no se han logrado”, y que esta vez la propuesta ha sido tamizada por todo el debate previo, dentro y fuera del Congreso.

“Quiero que sepan que estas multas que se están derogando están en esa Ley de Empleo: nacen en la ley que se critica y hoy cuando se intenta derogar, se protesta. Leyes que fueron evolucionando e involucionando a través del tiempo, llevando a lo que yo denomino un incentivo a la informalidad”, advirtió el secretario de Trabajo.

“Uno puede construir un esquema normativo ideal que luego, cuando contrasta con la realidad, no se visualiza. Si las normas no acompañan, si son riesgosas y crean un riesgo exagerado o imposible de ser controlado, esas normas impiden la contratación. Porque nadie quiere tomar un riesgo mayor al que la naturaleza representa”.

Para Cordero, los agravamientos indemnizatorios para la informalidad, lo que hacen es fomentarla, por cuanto al trabajador le conviene ser informal para que, cuando rompa su contrato de trabajo, pueda cobrar más.

“Hoy ese trabajador informal cobra 3 veces la indemnización de un trabajador normal, con las normas como están hoy”.

A su entender, “el desvío jurisprudencial ha sido tal que hoy nadie quiere contratar a nadie”.

“Por eso tal vez estamos mirando una Argentina distinta. Yo veo una Argentina de informalidad, y es la que ve también la OIT”, insistió el funcionario.

También señaló que, para que exista relación de dependencia, tienen que existir 3 conceptos: la dependencia técnica, la dependencia económica y la dependencia jurídica. “Pero luego, cuando venimos acá nos olvidamos, porque la propia Corte tiene dicho que el trabajo autónomo existe y cuando se pone el trabajador independiente se deja perfectamente claro en el texto, sin nada que sea sospechoso, y si no lo fuera, entonces podrán ir a reclamar a una justicia seguramente más rápida”, aseguró.

“El trabajador autónomo es una figura que no sólo receptan los organismos internacionales, sino que la propia Corte ha dicho que existe, y es una figura muy útil y sana para generar trabajo”, sostuvo en su mensaje al plenario.

“Lo que buscamos es que exista una Argentina regularizada. Que diga ‘soy autónomo’, y lo diga desde el principio, y no que permanezca en una situación irregular para después cobrar tres veces la indemnización. El trabajo es un derecho concreto de la persona que necesita fomentarse y no todo es relación de dependencia”.

“Hoy fruto de la falta de formación en la que nos encontramos muchas veces, a los 3 meses todavía la persona no aprendió a funcionar, o no se adaptó a la realidad del contrato de trabajo en esa función específica. Entonces hoy lo que pasa es que no se le permite más tiempo para la prueba. Si hubiera 6 meses, tiene el elemento de que ambas partes pueden prolongar un período de conocimiento mutuo”, insistió Cordero.

Por último, señaló que la modificación de la indemnización “simplemente es una alternativa posible y elegida”.

“No se modificó la ley de contrato de trabajo; sigue la indemnización, lo que sí sucede es que por convenio colectivo las partes pueden libremente buscar otro mecanismo. Uno que puede parecerse al de la industria de la construcción o no, pero lo hacen libremente”, aseveró el secretario.

Finalmente, Cordero se dirigió a Recalde al cuestionar: ¿cómo se puede pensar que haciendo lo mismo se van a conseguir cosas distintas? “Es lo que pensamos hacer: no hacer lo mismo. Algunos intentos de modificaciones en las normas no se produjeron. Esto es lo mínimo, de lo mínimo, de lo mínimo, con un consenso que la sociedad de verdad está pidiendo a gritos”, concluyó.

Con información de Parlamentario.com

Valora este artículo
(0 votos)

Facebook